El teatro de Colonia Patricia Corduba: el secreto mejor guardado del museo arqueológico de Córdoba

A pesar de que las fuentes documentales acreditan la existencia de un teatro en Colonia Patricia, la Córdoba romana, la realidad es que, hasta hace poco, nada se sabía del emplazamiento del mismo. Sin embargo, en 1946, el arqueólogo Samuel de los Santos Gener, en las obras de instalación del museo arqueológico provincial en la plaza de Jerónimo Páez, encontró un fragmento de escalinata que identificó como parte del graderío de la infraestructura. No estuvo de los Santos del todo acertado en el registro de la pieza, sin embargo no anduvo del todo desencaminado. Casi 50 años después, en 1994, las obras de ampliación del mismo museo arqueológico, sacaron a la luz la existencia de tres terrazas que rodeaban dos grandes muros concéntricos con un diámetro de más de 120 metros. Fue entonces cuando se planteó que aquello pudiese ser la cimentación de fachada del teatro. En aquel momento comenzaron los trabajos científicos de identificación, que culminaron en positivo ya en el siglo XXI.

 

Historia del edificio

La construcción del teatro de la Córdoba clásica se planificó junto al resto de grandes infraestructuras después de la refundación o deductio que tuvo lugar, muy probablemente, en época augustea. El objetivo era hacer de Colonia Patricia, la capital de la provincia Baetica, una ciudad a imagen y semejanza de Roma. La historia de la gran urbe era inimitable pero la grandiosidad y opulencia eran fáciles de reproducir si se contaba con suficientes medios, como así ocurría en aquella época de paz y prosperidad. En Colonia Patricia se construyó un foro colosal, a imagen del de la caput mundi; el anfiteatro más grande de toda Hispania, tan sólo unos metros más pequeño que el gran anfiteatro Flavio romano; un segundo foro, el provincial, con una enorme terraza con vistas al circo de la ciudad, situado hacia el oeste, a extramuros; y un teatro, lugar para la diversión y el esparcimiento de la sociedad romana de la época.

Se conoce que, tal y como ocurría en la Roma republicana, en Corduba también hubo representaciones teatrales. Estas ocurrían en diferentes lugares de la ciudad, sin espacio definido hasta la construcción de este teatro, cuya edificación se planificó a finales del siglo I a.C. en un lugar apropiado por la inclinación natural del terreno, lo que ayudó sobremanera a los trabajos de cimentación y disposición de la cavea, principalmente. A su alrededor se dispuso un complejo sistema de terrazas enlazadas unas con otras mediante escalinatas, que facilitaban el acceso del público a los distintos niveles del graderío.

Captura de pantalla 2016-02-20 a la(s) 19.02.55

Emplazamiento del teatro de Colonia Patricia dentro de los límites pomeriales de la ciudad, después de la ampliación augústea (la línea discontinua en morado indica los límites de Corduba, antes de la ampliación). Fuente

 

Se ha estimado que el teatro de Colonia Patricia se levantó entre los años 15 a.C. y 5 d.C., más o menos en la misma fecha en la que se levantaron otras grandes infraestructuras en Roma, incluido el teatro de Marcelo, del que se diferencia en tan sólo 5 metros de diámetro -la cavea del teatro cordobés tiene un diámetro de 124,27 metros, mientras que el de la de Marcelo es de 129,80 metros-.

 

Su aspecto exterior

Teniendo en cuenta sus colosales medidas, es fácil creer que el teatro de Colonia Patricia es el de mayor tamaño conocido hasta la fecha en toda Hispania, además de imaginar la espectacularidad de su arquitectura.

La fachada, de 31 metros de altura, se articuló en tres niveles de arcadas, cada una correspondiente a un orden arquitectónico distinto: dórico para los arcos de entrada por la terraza de nivel medio; jónico, para los arcos de acceso por la terraza superior; y corintio para aquellos que cerraban el pórtico de la summa cavea. Teniendo en cuenta que se ha podido demostrar que el ancho de la arcada era algo mayor a 2 metros, se ha podido estimar que el teatro de Colonia Patricia contaba con 47 puertas de acceso a la cavea.

IMG_8724

Fachada del teatro de Colonia Patricia (Fuente: BORREGO DE LA PAZ, Juan de Dios. “El teatro romano de Córdoba”, en Córdoba, reflejo de Roma, 2011. Página 56.)

Una vez dentro del edificio, el espectador podía ver el graderío dividido en tres sectores, de abajo a arriba, respectivamente: la ima cavea, cuyas primeras filas estaban reservadas para ciudadanos de rango senatorial y el resto para los ciudadanos del orden ecuestre; la media cavea, para los ciudadanos libres, y la summa cavea, destinada a acoger a esclavos y libertos. Arriba del todo, al término de la summa cavea, un pórtico culminaba la estructura. Esta parte servía para acoger a las mujeres y a los niños. Todas estas zonas estuvieron divididas en sectores, a los que se accedía mediante varios vomitorios.

Captura de pantalla 2016-02-21 a la(s) 16.49.52

Disposición de la cavea del teatro de Colonia Patricia, esquema en el que se aprecia la ima cavea (abajo), la media cavea (en el centro) y la summa cavea (arriba). Fuente

En la actualidad, aún queda mucho por conocer sobre la estructura de este teatro, sobre todo de la parte de la orchestra y la frons scaenae, ya que la parte integrada en los sótanos del museo se corresponde sólo con un fragmento de la cavea. El yacimiento es visitable a través de un recorrido marcado por pasadizos. A través de ellos, el visitante puede pasear por diferentes zonas del graderío y conocer algunos de los pasillos que servían para la distribución del público. En la actualidad, sólo quedan dos sillones de mármol originales, situados en la parte derecha del yacimiento. Además, se conserva sólo una escalinata de acceso a uno de los vomitorios de salida. En el propio yacimiento se pueden ver dos vídeos que ayudan a situarte en la infraestructura y ver con claridad por dónde entraban los cordubenses al teatro y cómo se distribuían en la cavea según su nivel social.

En este enlace se puede ver cómo se construyó este edificio y en este otro hay más información sobre el descubrimiento y puesta en valor del yacimiento.

Desde luego, con el antiguo teatro de la ciudad hubo suerte. Parece una confabulación de los dioses que se decidiera en el presente la construcción de un moderno museo sobre los cimientos del escondido teatro romano de Colonia Patricia. Gracias a esta “casualidad” del destino, la integración de parte de los restos encontrados y la puesta en valor de los mismos es toda una realidad. El teatro de Colonia Patricia se convirtió así en el secreto (a voces) mejor guardado del museo arqueológico de Córdoba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s